Uno de los axiomas que definen el comportamiento humano viene resumido en una frase de uso popular: “quien no se moja no cruza el río”, señalando que si se quieren conseguir objetivos  importantes se deben tomar ciertos riesgos inevitables. Y supuestamente en Forex pasa algo similar pues, por más que no lo queramos, el mercado de divisas es uno de los más riesgosos (y al mismo tiempo uno de los más rentables)

Forex

Lo divertido del asunto es que, en relación a la primera frase, existen muchas más alternativas de cruzar el río sin mojarse que opciones que nos obliguen a correr riesgos. Y sí, en la vida diaria el “plan B” muchas veces es mejor que el original y, aunque parezca una cobardía, asumir peligros innecesarios por lo general no resulta muy sensato que digamos.

Riesgos necesarios, pérdidas obligatorias

Si en algo debemos ser tajantes, es en señalar que en Forex las pérdidas son obligatorias. Por más experto que sea el inversionista, siempre llegará el momento en que sus operaciones resulten un total fracaso y termine perdiendo cierta suma de dinero. No es que con esto nos pongamos reticentes frente al tema o que llamemos a la comunidad a no invertir en el mercado de divisas extranjeras sino que, solamente, es preciso informar con honestidad.

Sin embargo, las posibilidades de generar ganancias siempre estarán a la vuelta de la esquina. Siguiendo ciertos patrones conductuales, las zozobras debieran ser totalmente manejables y, después de tiempos de tormentas y malas rachas, la luz aparece al final del camino. Pues, más que un camino hacia la experticia financiera, Forex nos entrega valiosas herramientas que nos permitirán conocernos mejor como personas y, con ello, construir recursos personales que allanarán el camino tanto en el mundo de las inversiones online como en la vida fuera del ordenador.

Un aterrizaje forzoso

Del total de inversionistas en el mercado de monedas, cerca de un 80% (otros dicen que alrededor del 90%) terminan sucumbiendo a los embates que se presentan y, al cabo de un tiempo, aparece frente a sus ojos el pantallazo que dice “Game Over”. Para ellos, el juego se ha acabado y será el otro 20% restante el que se frote las manos con el dinero que la mayoría perdió.

Pues, a diferencia de otros tipos de mercados, cuando en Forex alguien pierde, otro gana. Así de claro. ¿Y por qué ese otro pudo ganar mientras la mayoría de los traders sólo obtuvo pérdidas? Y volvemos al punto inicial: el autoconocimiento. Ahí está la pieza clave que diferencia a los grandes triunfadores del mundo financiero de los inexpertos, de esos que jamás se propusieron metas reales y terminaron cayendo en el profundo pozo de un sueño sin fundamentos.

Y más autoconocimiento aún

¿Hasta dónde puedo arriesgar? ¿Cuántas horas al día dedicaré? ¿En qué pares de divisas me especializaré? ¿Cuáles emociones generan conductas indeseables? ¿En base a qué porcentaje de mis inversiones comenzaré a operar? Estas, son sólo algunas preguntas que siempre deben realizarse al momento de iniciarse en Forex. Aunque parezcan extrañas y quizás poco ortodoxas para hombres de negocios, marcarán la diferencia entre el fracaso y el éxito.

Si el 80% toma el camino del fracaso, entonces es fácil transitar por allí. ¿Tomarás el camino fácil?

(Visited 10 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí