Invertir en el mercado de divisas extranjeras y no fracasar en el intento es todo un arte. No por nada cerca de un 80% (algunos plantean que más del 90%) de quienes se aventuran en poner sus fondos en este negocio terminan por sucumbir al sistema y, sólo una ínfima porción del porcentaje restante, termina por convertirse en un triunfante inversionista o, en terminología acorde al área, en un exitoso trader.

Forex

Y así como en todo arte, el éxito sólo está diseñado para algunos. No todos quienes escriben terminarán ganando el Nobel ni tampoco todos quienes pintan al óleo verán la cúspide de su carrera desde el Olimpo donde está Rembrandt o Van Gogh (aunque, paradójicamente, este último jamás haya vendido una tela en vida)

Sin embargo, la buena noticia de todo es que, al igual que en las disciplinas artísticas, sólo un 1% del éxito dependerá del talento innato y el 99% restante tendrá que ver con sudor, con trabajo diario y el sacrificio que se plasme en cada acción. En Forex, la mayor parte de las conductas exitosas no vienen de nacimiento sino del entrenamiento, del esfuerzo y de la disciplina que se tenga.

Cualidades de un buen trader

  • Aprendizaje y error: muchos de quienes tropiezan en el camino, culparán a los obstáculos y no a su propia conducta. No obstante, un buen inversionista en Forex sabrá interpretar de buena manera ese tropiezo, sacará conclusiones al respecto, estudiará el error cometido y, de seguro, extraerá un aprendizaje certero que le permita no volver a cometer la misma conducta en el futuro. La realidad, para ellos, no es la que está presente “allí afuera” sino que, por el contrario, son ellos quienes crean su propia realidad.
  • Conócete a ti mismo: un buen trader asume como propio el aforismo griego que nos invita a conocernos, algo que los lleva a interpretar de manera correcta cada estado mental y cada emoción. Los inversionistas exitosos pasan largas jornadas de introspección analizando su conducta y, por lo tanto, sabiendo de antemano cómo actuarán conforme a tal o cual emoción del momento.
  • Disciplina: aunque el mercado de divisas extranjeras no se trata de un regimiento donde se impartan instrucciones militares, un buen inversionista en Forex cuenta con recursos disciplinarios sobresalientes que le permitirán mantener su postura de comienzo a fin. Jamás se saldrán de los márgenes que inicialmente se han establecidos y respetarán al pie de la letra la planificación diseñada. Ellos dimensionan en su totalidad el concepto de riesgo y, por más tentadora la situación, no pasarán a llevar los límites que han creado en su realidad.
  • Viviendo el presente: los traders exitosos no viven centrados en el pasado y saben que el futuro no es más que una simple proyección que se hace desde el presente. Por ello, es el aquí y el ahora el que domina las acciones y es allí donde hay que influir. Esto les permite desarrollar al máximo sus capacidades intuitivas que los haga incluso anticiparse a los movimientos bursátiles.

¿Qué necesito para ser un buen trader?

Pues coge las herramientas necesarias y ponte a trabajar. Si operarás en Forex, antes de tomar cualquier curso o programa de entrenamiento, conócete en profundidad; sólo así cimentarás el camino.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí